¡Haciendo más con menos!

Comprender la rentabilidad en el aspecto energético.

Las soluciones prácticas no siempre son eficientes, por lo que es fundamental saber cómo se relaciona la rentabilidad con la producción y el uso de energía. No solo por el ahorro económico resultante sino también por la preservación masiva de los recursos naturales durante el desarrollo tecnológico de nuestra sociedad.

Hoy en día, discutiendo gestión de energía sin considerar el latente necesidad de minimizar los impactos ambientales generados por la globalización hace

la discusión vaga. Cuando la sostenibilidad está de moda, esto es inaceptable.

¿Qué tal aprender un poco más sobre las formas de minimizar la degradación de las fuentes renovables de una manera desenfrenada?

Después de todo, ¿qué es la rentabilidad?

Antes incluso de cerrar la brecha entre la eficiencia de costos y la gestión energética global, es necesario dar un paso atrás y comprender la conceptualización más amplia de este término.


La eficiencia es la calidad de qué o quién es competente para realizar una función o hacer que algo funcione de la mejor manera posible con la mínima pérdida de tiempo, esfuerzo e incluso dinero. Por tanto, en el sector empresarial, la rentabilidad se considera una estrategia primordial para la innovación de productos y servicios (sostenible o escalable) para ir de la mano de la generación de resultados económicos sanos para la actividad empresarial y la sociedad en la que se desenvuelve.


Teniendo en cuenta que la sociedad está en constante evolución, no hay razón para negar el potencial de transformación en todos los entornos que la conforman. El problema, sin embargo, se basa en el hecho de que cuanto más industrializado y desarrollado es el mercado, más productos y servicios deben estar disponibles --basado en la premisa de la ley de la oferta y la demanda--, pero no es tan simple como que manejar las materias primas que guían este flujo productivo, desde los recursos naturales hasta las inversiones económicas.

Así, la gestión de costes de una actividad empresarial también permite una gestión energética más eficiente en la medida en que los procesos pueden y deben automatizarse y optimizarse.




EFICIENCIA

Haga que algo funcione de la mejor manera posible con la mínima pérdida de tiempo, esfuerzo e incluso dinero.

¿Cómo se comunica la rentabilidad con la rentabilidad?

Comprender que las dos expresiones se refieren a cosas diferentes es el primer paso, ya que a menudo se confunden y se consideran sinónimos. Entonces, si su uso puede ser intercambiable, debe comprender por qué.


Los el éxito de un negocio depende de muchos factorese invirtiendo concentrarse en solo uno de ellos puede dañar a todos los demás. También deben existir relaciones armoniosas entre los procesos comerciales.

Efectivo es apto para su propósito. Eficiente se trata de ejecutar una tarea con calidad, excelencia y un mínimo de errores. Mientras que la eficiencia se centra en maximizar el rendimiento de los recursos invertidos (ROI), la eficacia se centra en el objetivo.


La afirmación de que tener eficiencia económica en algo no siempre representa rentabilidad es cierta. Peter Drucker, un erudito en administración, ya enseñó que la efectividad es hacer las cosas correctas (resolver) mientras que la eficiencia es hacer las cosas bien (optimizar el desempeño para hacer el mejor uso de los recursos disponibles).


Un ejemplo muy esclarecedor de la diferencia entre los dos es: un automóvil propulsado por gasolina o etanol es supereficiente para trasladar a las personas del punto A al punto B, pero ya no es eficiente, sostenible y económicamente hablando, debido a la significativa Gasto de combustible requerido en el proceso.

¿Qué tal la eficiencia energética para reducir costes?

Con el paso de los años, el desarrollo humano es notable, así como social. desarrollo y la creciente degradación ambiental. Ya no existe la posibilidad de pensar en el futuro sin Combinando tecnología con formas de mejorar la calidad de vida humana preservando los recursos naturales..

Pero tampoco es viable continuar con esta discusión sin considerar la competitividad del mercado y la necesidad de optimizar el margen de beneficio para el negocio. Entonces, la gran pregunta es: ¿cómo mantengo a mi empresa en el mercado competitivo con la máxima rentabilidad? ¡Conozca el papel de la energía en este ámbito!

Al ser un insumo esencial, la energía está presente básicamente en todos los negocios, por lo que para reducir gastos, aumentar las ganancias y preservar el medio ambiente, es vital combinar el rendimiento empresarial con la eficiencia energética.

Tenemos dos caras de la misma moneda en lo que respecta a la gestión energética:

1) su producción y almacenamiento.

2) su uso.


Profundicemos en nuestras explicaciones sobre el optimización del consumo energético en las empresas y ciudades inteligentes.

El uso eficiente de la energía en todos los sectores de la economía solo se puede implementar después de un diagnóstico energético para identificar lugares y formas de mejorar el uso de la energía. Y cuando nos acercamos a este uso, no solo estamos considerando reemplazar las bombillas convencionales por LED. La iluminación es de hecho un punto de atención, pero el problema es mucho más profundo que eso.

Consulte los productos de ZPN Energy para ayudar a la eficiencia de su negocio.

¿Cómo aplicar la eficiencia energética en las empresas?

Todo comienza con la conciencia, por lo que saber cómo la inteligencia empresarial podría mejorar la sostenibilidad empresarial y ayudar a la sociedad (si se aplica a las oficinas públicas)

avanza hacia el consumo consciente. Tres pautas generales sirven como guía para la adopción de esta metodología de gestión de energía sostenible:

1 Control:

Energía consciente se debe monitorear el consumo en todos los sectores (hablamos del diagnóstico energético anterior) porque solo entonces se pueden establecer y aplicar métricas;

2 Comportamiento:

Los cambios de comportamiento son esencial para que se establezca una mejor gestión de la energía en el sector privado e individual, así como a nivel mundial y colectivo;

3 Tecnología:

Combinando control y el comportamiento con las herramientas tecnológicas adecuadas marca la diferencia. Contrata empresas especializadas en tecnologías de la información y energía para esto, ¿vale?

También tenemos algunos consejos sobre soluciones (tanto privadas como públicas) en este sentido:

· Invertir en software inteligente capaz de monitorear y controlar funciones tales como iluminación, calefacción, ventilación y aire acondicionado;

·       Generadores inteligentes para almacenar alta energía eléctrica.;

· Consumo de energía limpia: iluminación LED, redes eléctricas inteligentes;

· Orientar a los empleados de la empresa y a la ciudadanía en general para que adopten acciones sencillas como cerrar el grifo cuando no se utiliza, apagar las luces cuando hay rayos de sol, apagar ordenadores y aires acondicionados cuando no se utilizan, etc., es fundamental.

Ahora que es clara la necesidad de la migración consciente de pensamientos, metodologías y estrategias para reducir costos, aumentar costos-beneficios y minimizar el daño ambiental, ¡no hay razón para no implementarlo en su empresa! Así que cuenta con Energía ZPN en este esfuerzo por el ¡planeta!


Nos especializamos en brindarte la mejor tecnología para tu empresa

Fundamos nuestro negocio en tres principios fundamentales: calidad, precio y servicio.

y nos enorgullecemos de nuestro compromiso con estos principios todos los días.

General +44 0800 0096

Soporte +44 0800 0699

¡Hola! Nos gustaria saber de ti

Gielgud Way, Coventry

CV2 2SZ - Reino Unido

Tenemos oficinas en todo el mundo

info@zpnenergy.com

Póngase en contacto con nosotros para más información